Consejos para compartir con los padres: formas divertidas de hacer que los niños vuelvan al modo de aprendizaje.

A medida que se va acabando el verano, los padres pueden buscar formas de ayudar a sus hijos a regresar a la escuela, incluso trabajando en objetivos de habla o lenguaje. Ayude a S e puede aprovechar estas últimas semanas de verano con actividades fáciles que incorporan orgánicamente la práctica del habla y el lenguaje en las rutinas diarias.

Formas divertidas de hacer que los niños vuelvan al modo de aprendizaje
Formas divertidas de hacer que los niños vuelvan al modo de aprendizaje

A continuación ciertas actividades que se puede llevar a cabo:

  1. Libros. Leer con tu hijo es una excelente manera de enfocarse en el lenguaje. Ir a la libreria y pase tiempo comparando diferentes libros, clasificándolos en categorías y votando sobre uno para llevar a casa. O volver a visitar los viejos favoritos inventando una nueva historia sin usar las palabras de la página. Detente mientras lee y haz preguntas sobre lo que viene después, o relaciona esto con una experiencia en sus propias vidas. Trabaja en habilidades sociales mediante juegos de roles basados ​​en las acciones de los personajes y luego ve cómo pueden hacerlo de manera diferente la próxima vez.
  2. Juegos en el coche. Convierte este momento  en una actividad lingüística. Si tus hijos están trabajando en sonidos, juega el estar nombrando las cosas que ven por la ventana. Poder realizar categorías de también encajan fácilmente con el juego del alfabeto, por ejemplo, “A, mi nombre es Anna y vivimos en Aguascalientes, B, mi nombre es Brenda y vivimos en Baltimore”, y así sucesivamente. También puedes crear una historia grupal. Una persona comienza con érase una vez y todos se turnan para agregar una oración a la historia.
  3. Tarjetas con imágenes. Las tarjetas con imágenes proporcionan una forma natural y accesible de trabajar en la escritura, la gramática y la narración de cuentos. Compra una tarjeta por semana y haz que tus hijos escriban, o dibujen, lo que hicieron durante la semana pasada. Puedes unirte a la diversión y escribir tu propia tarjeta, luego pídeles a los niños que la lean en voz alta por cualquier error. Es bueno que los niños también vean a los adultos cometer errores.
  4. Hacer un collage. A todos les encanta tomar fotos. Siéntate con tu hijo y revise las fotos de su teléfono. Imprime un montón y ponlas  en categorías: exteriores, amigos, playa, animales y más. Luego pegalos en un tablero de fotos para un gran recuerdo de verano. Este tablero también es un gran visual para usar en tareas sobre sus vacaciones de verano. Si un niño responde que no puede recordar lo que hizo durante el descanso, pídele que consulten su collage para inspirarse.
  5. Hornear / cocinar. Involucrar  a tus hijos a hornear o cocinar un plato para una barbacoa de verano o preparar almuerzos para el campamento. Revisa las instrucciones al principio y habla sobre la importancia de seguir los pasos para que el resultado final resulte correcto. La decoración al final ofrece formas divertidas de trabajar en patrones y descripciones.

Para más información no dudes en contactarnos.

Damos asesoría a través de medios digitales, ya sea por cualquier plataformas de comunicación online.

Consultor de Lenguaje