¿QUÉ ES APRAXIA?

Por un momento me gustaría que imagine que eres el padre de un niño pequeño cuya habla no es fácil de entender.

Las personas que no están familiarizadas con su hijo no pueden entenderlo cuando intentan hablar y, a veces, incluso tu, como padre, tienes problemas para tratar de entender los intentos de comunicación de tu hijo.

Tu hijo parece entender el lenguaje, pero expresar los sonidos y las sílabas de sus palabras parecen estar fuera del objetivo. Consultando  a un terapista del habla y lenguaje que usa el término “apraxia” como una posible razón para las dificultades del habla de tu hijo, pero ¿qué es la apraxia?

¿Qué es la apraxia?

La apraxia es un tipo de trastorno del habla motora que afecta la forma en que el cuerpo puede producir el habla.

Los trastornos motores del habla son de naturaleza neurológica, lo que significa que el cerebro de un niño tiene dificultades para coordinar las diferentes partes del cuerpo necesarias para producir el habla: la lengua, los labios y la mandíbula inferior.

Debido a esta diferencia neurológica, los niños con apraxia luchan con la secuenciación y la articulación de sonidos, sílabas y palabras cuando intentan comunicarse.

Como resultado de estas luchas, los niños con apraxia pueden ser difíciles de entender.  A continuación, algunas de las preguntas más frecuentes que los padres pueden tener cuando se enfrentan a la posibilidad de apraxia.

Es importante tener en cuenta que la apraxia puede estar etiquetada de diferentes maneras.

Otras formas pueden ser: dispraxia, apraxia del desarrollo del habla, apraxia verbal del desarrollo o dispraxia verbal.

Estos diferentes términos se pueden encontrar a lo largo de la literatura dedicada al tema, pero para simplificar, simplemente me referiré al trastorno como “apraxia”.

La apraxia es a menudo causada por daño neurológico debido a una infección, enfermedad, lesión o trauma.

La apraxia también puede ser una característica secundaria de otras afectaciones, como algunos trastornos genéticos, trastornos degenerativos, trastornos metabólicos e incluso trastornos convulsivos; sin embargo, no todos los niños con este tipo de trastornos presentarán apraxia.

También hay casos en que la causa será desconocida y no habrá ningún indicador neurológico aparente de por qué un niño presenta apraxia en el habla.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la apraxia?

Puede ser un trastorno desconcertante para los padres debido a su complejidad. Parte de la confusión asociada con el trastorno es que no todos los niños exhibirán los mismos tipos de signos o síntomas.

Las características más comunes incluyen:

Retraso en la adquisición del habla

Si bien este síntoma puede ser indicativo de muchos otros trastornos del habla o del lenguaje, si su bebé no se arrulla o balbucea, o si su niño pequeño es considerado un “hablador tardío”, la apraxia podría estar involucrada.

Trabas en la articulación.

Este es un tipo de comportamiento de búsqueda o dificultad que un niño intenta con la lengua, los labios o la mandíbula inferior cuando intenta comunicarse.

Los intentos de coordinar estas partes del cuerpo pueden aparecer “fuera del objetivo”.

Errores inconsistentes

Diferentes tipos de errores ocurrirán en la misma palabra cuando se repitan una y otra vez.

Discurso imitado vs. espontáneo

El habla automática (es decir, contar, cantar el alfabeto, saludos sociales, etc.) y el habla imitada se verán menos afectados que el habla espontánea.

Las palabras multisilábicas son más difíciles

La frecuencia de los errores aumentará cuanto más compleja sea la palabra o la expresión.

Prosodia

La prosodia puede verse afectada por una velocidad reducida del habla, un habla monótona con poca variación de tono, o el niño puede enfatizar la sílaba o palabra equivocada.

Reducción de la inteligibilidad del habla.

Debido a la inconsistencia y la frecuencia de sus errores en el habla, los niños con apraxia serán difíciles de entender para los oyentes desconocidos.

¿Qué implica el tratamiento para la apraxia?

Si te preocupa que tu hijo pueda estar mostrando signos o síntomas de apraxia, es importante que el niño sea evaluado por un especialista en habla.

Un especialista en habla puede ser capaz de excluir otros trastornos del habla para ayudar a determinar si tu hijo tiene apraxia; Esto también ayudará a determinar un curso de tratamiento.

Es importante tener en cuenta que las etiquetas “apraxia del habla del desarrollo” o “apraxia del habla infantil” pueden ser engañosas. Este no es un trastorno del que crecerá un niño.

Apraxia

Muchos niños pueden convertirse en oradores inteligibles, pero esto requiere tiempo y compromiso.

No hay una solución fácil para la apraxia, y debido a que la apraxia puede manifestarse de manera diferente en cada niño, los especialistas pueden usar una variedad de técnicas en la terapia para lograr los mejores resultados.

Las investigaciones demuestran que los niños con apraxia se benefician más al recibir sesiones frecuentes de tratamiento. Los especialistas también pueden sugerir medios alternativos de comunicación como el lenguaje de señas o sistemas de comunicación aumentativos que pueden implementarse si un niño se ve gravemente afectado en su comunicación.

Estos medios alternativos de comunicación pueden servir como un medio temporal para establecer una forma menos frustrante para que los niños con apraxia se expresen y se comuniquen con quienes los rodean hasta que su habla empiece a mejorar con el tratamiento.

Naturalmente, los padres se preguntarán si su hijo alguna vez podrá comunicarse de manera efectiva. Los resultados del tratamiento pueden depender de la gravedad de la apraxia del niño, así como de si existen otros problemas concomitantes, como retraso en el desarrollo del lenguaje, dificultades con los movimientos motores finos o problemas relacionados con la sensibilidad.

En general, con un tratamiento oportuno y apropiado, los niños pueden lograr cierto nivel de progreso y alcanzar ciertos niveles de habla inteligible y comunicación efectiva.

Los especialistas en trastornos del habla generalmente envían información a los hogares y asignaciones específicas para que los padres los completen en casa con sus hijos una vez que se haya determinado el plan de tratamiento.

La práctica consistente y la repetición son claves importantes y necesarias para ayudar a los niños a alcanzar su potencial de inteligibilidad y comunicación.

Los padres pueden ser creativos y hacer que el tiempo de práctica sea divertido para ayudar a romper la monotonía de la terapia.

La práctica del habla se puede hacer durante la hora del cuento, en el auto, en la bañera o jugando un juego, cualquier cosa que fomente la comunicación.

Sobre todo, los niños se beneficiarán de un entorno de apoyo que les ayudará a sentirse positivos a medida que se esfuerzan por aumentar sus intentos de comunicación exitosos. Espero que esta información le haya ayudado a comprender mejor los componentes y le deseo la mejor de las suertes mientras ayuda a su hijo con el habla.

En Ayudando a comunicar podemos darte una asesoría digital para evaluar y plantear un plan de trabajo para tu hijo o hija.

Para más información no dudes en contactarnos.

Damos asesoría a través de medios digitales.

Consultor de Lenguaje